Crítica exprés: Silvia González

Título: Mi hermano el astrónomo

¡Preciosa historia! La autora ha sabido relatarnos aquellos temores, dudas, alegrías y tristezas que los jóvenes suelen afrontar con una velocidad más rápida que la de la luz. Silvia González nos demuestra que la buena filosofía no va reñida con una historia juvenil, apasionante y bien articulada. Los diálogos y la inclusión del razonamiento en la vida de sus protagonistas (sin descuidar la ciencia pura y dura) no impiden que sea una lectura amena, muy actual y verosímil:



Berenice era mi novia, el amor de mi vida. Ella no conocía a su papá, pero lo buscó por Internet, lo encontró y se fue a España a vivir con él. Con su abandono me sentí desesperado; me dolió el corazón. En venganza, la eliminé de mi Face. Pasaron cuatro meses; los conté día a día; los taché uno a uno en el calendario, todos fueron iguales, pálidos y redondos como perlas idénticas de un largo collar. Estuve tan aferrado a su amor; y hubiera seguido fiel a su recuerdo pues en el colegio privado de niños inteligentes y ricos en el cual estudiábamos conocía ya a todas las chicas que por cierto no están muy guapas.

Con todo, hay momentos que me recuerdan al famoso libro El mundo de Sofía (1991), de Jostein Gaarder, lo que confirma el buen trabajo y organización que hay detrás de este libro.

Desde aquí, nuestras felicitaciones por tan buen trabajo. Hacemos votos para que continúe dentro de la literatura juvenil, que lo hace muy pero que muy bien.