¡Bésame con los besos de tu boca!

Saludos, románticos burrilectores

Esta vez vengo flotando por el aire. Tal vez será el ambiente navideño que ya se vive en Madrid (menos en mis bolsillos) o será que soy un burrito empedernidamente romántico... ¡Yo no sé!



El caso es que les traigo no besos de películas, sino besos de libros: besos apasionados, besos tristes, besos de amor, besos de amistad, besos de sexo, besos forzados, besos truncados, besos fraternales, besos paternales, besos traicioneros... ¡Cuántos tipos de besos! 

Si besas bien, se abren muchas puertas para tu goce. ¡Y también los sapos se convierten en príncipes!



¿Alguien me quiere besar?


Sí, al parecer, tanto intercambio de saliva y virus queda en segundo plano frente a la expresión de los sentimientos. Aquí una selección:


1. El amor en los tiempos del cólera (1985) de García Márquez

Entonces le quitó la sábana de encima y ella no solo no se opuso, sino que la mandó lejos de la litera con un golpe rápido de los pies, porque ya no soportaba el calor. Su cuerpo era ondulante y elástico, mucho más serio de lo que parecía vestida, y con un olor propio de animal de monte que permitía distinguirla entre todas las mujeres del mundo. Indefensa a plena luz, un golpe de sangre hirviendo se le subió a la cara, y lo único que se le ocurrió para disimularlo fue colgarse del cuello de su hombre, y besarlo a fondo, muy fuerte, hasta que se gastaron en el beso todo el aire de respirar.

2. Cantar de los cantares

Ella: Cantaré el Cantar de los Cantares de Salomón. / Bésame con besos de tu boca / que tus amores son mejores que el vino; que el aliento de tu cuerpo / me embriaga y pronunciar tu nombre despierta fragancias que lo impregnan todo. Por eso te aman las muchachas.


3. Rayuela (1963) de Julio Cortázar


Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

4. Lucas 22, 47-49

Mientras todavía estaba Jesús hablando, he aquí, llegó una multitud, y el que se llamaba Judas, uno de los doce, iba delante de ellos, y se acercó a Jesús para besarle. Pero Jesús le dijo: Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?

5. El mío cid

Entonces Raquel y Vidas van besarles las manos.
Martín Antolínez tiene el trato bien ajustado
de que por aquellas arcas les darán seiscientos marcos,

Y mi favorito, para ser aprendido y recitado:


6. El beso de Federico Barreto


Con candoroso embeleso
y rebosando de alegría
me pides morena mía
que te diga: ¿qué es un beso?

Un beso es el eco suave
de un canto que más que canto
es un himno sacrosanto
que imitar no puede el ave.

Un beso es el dulce idioma
con que hablan dos corazones,
que mezclan sus impresiones
como las flores su aroma.

Un beso es......... no seas loca.....
¿por qué me preguntas eso?
¡junta tu boca a mi boca
y sabrás lo que es un beso!


Feli día, burrilectores. Y espero que alguien por ahí les robe un beso, que los besos robados son los mejores... 

¿Y, para ti, cuál beso de libro es tu favorito?