LOS LIBROS DEL DEMONIO

Inspirada
por el espíritu non sancto

LIBROS DEL DEMONIO

Index, Opus Dei, Biblia


Si usted cree en Dios, en su divino poder y en su infinita furia, aquella capaz de destruir a toda la humanidad -excepto a Noé y familia- con la santa intención de purificarla, por favor, NO LEA este artículo... O mejor léalo, bajo guía sacerdotal, por si algo de provecho usted pueda hallar en él.





Existen lecturas -libros, ensayos, artículos o blogs como el de La oreja del burro- no aptas para ser leídas. O esa es la opinión de no muy pocas y muy doctas personas. Y creo que tienen razón, en parte, puesto que hay muchos libros con mérito suficiente para permanecer en el olvido. 


Mi lista es extensa, pero esta está entre las primeras


Claro que mi opinión se basa en argumentos estilísticos y literarios, más que de carácter ético-moral o según las preferencias ideológicas. Ahí cada quien baila con su propio pañuelo. 


¡Cha chan! Aquí está el famosísimoIndex de libros prohibidos según la Iglesia Católica

Desde 1564 hasta 1966 (un "insignificante" lapso de cuatrocientos años), la Institución católica censuró maravillosas obras de la humanidad, como Los miserables de Víctor Hugo, El lazarillo de Tormes de autor desconocido, los ensayos de Montaigne y Descartes, etc. La razón principal era evitar que el alma de los creyentes se vaya volando al infierno (La Inquisición prefería quemarlos).

No se ilusione al pensar que, en pleno siglo XXI, es libre de leer lo que usted quiera. Al parecer, aún sigue habiendo lecturas dañinas para el alma y la mente: Harry Potter, Alicia en el país de las maravillas, Hamlet, etc., son víctimas del bulling literario. Si no me cree, échele un vistazo a los Libros recomendados por el Opus Dei

¿Me invocaban?... Perdón, ¿me llamaban?


Para que se entretenga después de los partidos de la Copa América, hago una jugosa selección de la "valoración doctrinal" que el Opus Dei realiza acerca de La ciudad y los perros, obra cumbre del "pecador, infiel, inmoral, pervertido..." Mario Vargas Llosa:



       

 Toda la novela es gravemente inmoral, con defectos de forma y de fondo (...) 
La novela trata de reflejar un ambiente sórdido y duro en el que se dan conductas aberrantes, innobles e inmorales. Sin embargo, estas conductas no se desaprueban en ningún momento, ni se dan elementos positivos desde los que pueda valorarse este panorama. Todo parece negativo, pero no se desentraña la naturaleza del mal. El bien está ausente, y sólo algunos personajes, como Gamboa, sugieren un débil contrapunto.       Las referencias escasas e incidentales a la religión que prácticamente se ignora en la novela, como si no contara en la vida de los personajes, recaen siempre sobre aspectos estereotipados.


García Márquez
dando su opinion




Y, bueno, ellos no se olvidan del "viejo verde" de García Márquez. Aquí otra selección de comentarios sobre Crónica de una muerte anunciada:








  Por otro lado, los personajes aparecen siempre con una enorme carga de brutalidad y de sensualidad. No existe una norma moral, solamente mantienen comportamientos derivados de sus propios impulsos. Aparecen constantemente alusiones, más o menos directas, a situaciones de   inmoralidad.
Mirando la obra en su conjunto, es difícil reconocer valores positivos. Se produce una pérdida de lo humano, el hombre se animaliza y queda sometido a sus propias pasiones y al absurdo de un destino fatal que le hace perder su libertad.


Ya que nos hemos emocionado con tanto pecador y con tantas obras para ser tiradas a la hoguera, ¿por qué no incluir en la censura la Biblia católica? Con tantas escenas de muerte, destrucción, violencia hacia la mujer, hijas que se acuestan con su padre, pájaros que fecundan mujeres, asesinatos de niños, etc., este texto bien puede haber sido escrito por Quentin Tarantino ("Tino", si lees este blog y se te ocurre una peli, que no se te olvide darme las gracias). Además, supongo que ya está comprobado que este conjunto de libros trastorna las mentes (eso de esperar una segunda venida o andar de puerta en puerta predicando no parece muy sano ni democrático).



Cualquier parecido entre el arcángel Miguel 
y Uma Thurman es purita coincidencia... ¿O no?






Al igual que Cervantes, apoyo la opinión que "no hay libro tan malo que no tenga algo de bueno" (aunque sea el papel). También me adhiero a estas contundentes palabras del gran Oscar Wilde en El retrato de Dorian Gray  (no confundir con el de las Cincuenta sombras...):

Su opinión no importa... era gay


Bueno, por si las moscas y para no servir de parrillada al "cachudo patas de cabra", pido perdón a los que se hayan sentido ofendidos por este articulillo: