La peruanización del español


La peruanización del español


   Gran parte de Latinoamérica es española. Acéptenlo o no, hemos heredado de España su latinidad, su lengua, sus creencias, su comida, su ropa... y un infinito etcétera. Y, viceversa, el país de Cervantes, la paella, y el jamón serrano está más cerca de México que de Suiza. Es lo que pasa luego de más de trescientos años de mutua convivencia y, no pocas veces, reyertas fratricidas.




   Dejando de lado los entretelones históricos, por estos días podemos ser testigos de la peruanización del principal idioma heredado de España, o sea, de cómo una serie de palabras nacidas en el Perú van integrándose en el vocabulario del castellano y extendiéndose por todos los países en donde se conversa y debate en español. Y no nos referimos a la gran influencia léxica que la comida peruana está teniendo por todo el orbe hispánico. Por ese lado, todavía hay mucho por hacer, como que el DRAE introduzca a los piuranísimos "chifles". (Lea mi artículo ¡Cuidado con la RAE!)

   Aquí nos referimos a una palabrita en especial, muy de moda ahora que se está llevando a cabo la Copa América: 

CAMPEONAR


Ya un clásico entre los clásicos. ¡Que viva la fisión!

    Un verbo finamente creado, pues se une a "campeón", "campeonato"... solo faltaba el "campeonar" que, según este artículo de la Fundéu BBVA Campeonar, se reconoce su existencia alrededor de 1995, si bien, este burrito ha encontrado documentos que prueban su muy temprano empleo, como este de La crónica del 8 de julio de 1935, titulado "Al fin campeonó la U":




    A partir de ahora, todo aquel que campeone llevará una marca indiscutiblemente peruana.