Cuando Perú humilló a Hitler

Cuando Perú humilló a Hitler


Eduardo Galeano, Hitler, Perú, fútbol, olimpiadas
Aprovechando el 10% de descuento en la Feria del Libro de Madrid (2015), decidí comprarme Espejos. Una historia casi universal (2008), del mordaz escritor uruguayo Eduardo Galeano. Hace varios años lo había leído y me gustó tanto que, por fin, lo tengo en la sección "libros para reeleer" de mi biblioteca personal. 


No adelantaré más juicios y adjetivos. Galeano se ha ganado, sin atenuantes ni remilgos, un sitio en primera fila dentro de la narrativa latinoamericana. Dejo un botón de muestra: "El diablo es judío" (p. 114), en donde concluye que la caza de estas personas siempre ha sido un deporte europeo.


Vamos al caso que interesa a este articulillo. En la página 276, bajo el título de "Insolencia", Galeano nos cuenta cómo Perú le ganó un partido de fútbol a la Austria de Adolfo Hitler. Sin embargo, el partido fue anulado. El equipo peruano no aceptó tal ofensa, por mucho que estén ante el Führer. El equipo sudamericano de "no arios" -conformado por negros, cholos e indios- se retira. Austria ocuparía el segundo lugar en las Olimpiadas de 1936. Les dejo aquí el relato.

  En las Olimpíadas de 1936, el país natal de Hitler fue derrotado por la selección peruana de fútbol.
  El árbitro, que anuló tres goles peruanos, hizo todo lo que pudo, y más, para evitar ese disgusto al Führer, pero Austria perdío 4 a 2.
  Al día siguiente, las autoridades olímpicas y futboleras pusieron las cosas en su sitio.
  El partido fue anulado. No porque la derrota aria resultara inadmisible ante una línea de ataque que por algo se llamaba el Rodillo Negro, sino porque, según las autoridades, el público había invadido la cancha antes del fin del partido.
  Perú abandonó las Olimpíadas y el país de Hitler conquistó el segundo puesto en el torneo.
  Italia, la Italia de Mussolini, ganó el primer puesto.
¿Un poco molesto? ¡Molestísimo!

Espero que se animen a leer esta genial obra.