Cuando el rey es un dios

Bandera en honor a John Frum (fuente: flagspot)


EL CULTO CARGO

John Frum, Tanna

Hay un hecho particularmente interesante para los estudiosos de las religiones y la formación de mitos y otras creencias: el culto cargo (del inglés cargo cult).




Durante la fratricida Segunda guerra mundial, muchos soldados -especialmente estadounidenses y británicos- tuvieron contacto con tribus desconocidas del océano pacífico. El quiebre cultural para los indígenas fue tremendo. Casi inmediatamente, estos soldados fueron considerados dioses, los mismos que recompensaban sus buenas actitudes con cargos o cargamentos llenos de comida y otros artilugios. Acabada la guerra, todos retornaron a sus países, dejando entristecidos y consternados a los miembros de la tribu en cuestión. ¿Cómo remediaron este vacío? A través del culto.

Así, en Tanna, en el archipiélago de Vanuatu, se venera todos los 15 de febrero a John Frum, un ser de cabello blanco, voz fuerte como el trueno y con un abrigo de brillantes botones. Existe la esperanza de que John Frum volverá una segunda vez, trayendo regalos para todos. Según opiniones de antropólogos, este personaje no sería más que algún soldado norteamericano, que en su momento se identificó como "John from America"... y claro, ya sabemos eso de "pronunciaron mal y oyeron peor".

Culto al príncipe Carlos
(Fuente: ad absurdum)


También existen los cultos al príncipe Philip, consorte de la reina Isabel II, en las islas de Yaohnanen, a Tom Navy, también en Tanna, y, para no hacer más larga a lista, la veneración a los misioneros canadienses en Papúa-Nueva Guinea.




Mitos y leyendas de Matías Cruz


Todo esto, ¿tendrá algo que ver con los antiguos mitos fundacionales en Perú? Solo dejo un ejemplo, el del fundador de la cultura Tallán, en la actual provincia de Piura: Mec Nom ("gran pájaro errante") y su séquito llegaron por mar en busca de tierras fértiles, procedentes de lugares lejanos. Con voz estruendosa, decidió quedarse en el exuberante valle que habían encontrado (tomado de Mitos y leyendas de mi pueblo Catac Ccaos, de Matías Cruz Villegas)