CONFUNDIENDO A VALLEJO

Parece, pero no es


CONFUNDIENDO A VALLEJO

Antonin Artaud, César Vallejo, Hombres de Bronce, Sucedió en el Perú


Estoy aprovechando mis vacaciones en Moscú para averiguar más sobre las dichas y desdichas de César Vallejo en la ex Unión Soviética. Espero pronto tener un pequeño pero nutrido reportaje, con fotos incluidas.



A la caza de algún dato importante y para refrescar mi memoria, me animo a embucharme -no encuentro verbo más preciso- cerca de tres horas entre Hombres de bronce y Sucedió en el Perú, este último se transmite por el canal estatal. 

Estos documentales tienen carácter divulgativo, aunque se cuidan de apoyar los comentarios y la información sobre argumentos y apreciaciones de reconocidos investigadores peruanos. Debido a este carácter divulgativo, es decir, para que sea apreciado por un público amplio y no especialista en el tema, puedo disculpar comentarios tan superfluos como el de Rocío Silva Santisteban, en el primer minuto del siguiente video: Sucedió en el Perú: César Vallejo.

Lo que no puedo disculpar, porque creo que tiene dimensiones lacrimógenas, es que en el minuto siete  del programa Sucedió en el Perú (ver video anterior) aparezca la imagen de un Vallejo demacrado, despeinado, al borde de la muerte, como reflejo de las penurias que soportó en París y de la tristeza por los acontecimientos de la Guerra civil española (La foto que acompaña esta entrada es una captura de pantalla del video. No he borrado el logo de TVPerú, el canal del estado). Me sorprendió gratamente descubrir una nueva imagen del gran poeta del Perú, aunque mi alegría duró muy poco y dio paso al disgusto.

Seguramente pensarán que exagero, que no debo molestarme por una simple foto. Y tal vez tengan razón. ¡Pero es que el señor de esa foto no es Vallejo! Se parece, pero no es.

Efectivamente, se trata del poeta y dramaturgo francés Antonin Artaud (1896-1948). Ver más fotos de Antonin Artaud

Antonin, no pongas esa cara. Sí te pareces a Vallejo
Vallejo escribió en "Piedra negra sobre una piedra blanca": "(...) le daban duro con un palo y duro   // también con una soga (...)". Lo que no visionó es que, para colmo, sus compatriotas lo iban a confundir. Pues así andamos por Perú... cojeando.