Poetas del Facebook

¿Será que hoy puedo desearles muy buenos días? ¡Bah! Espero que sí. La vida es como el clima de Pamplona, donde viví luengos años: en un solo día, puede llover, tronar, granizar y, al atardecer, un sol precioso nos invita a ir de marcha. O sea, lo mismo nos golpea que nos levanta y sana.

¡Anda! Ya ven que voy metafísico este martes pre festivo (Gracias, Almu, por este break a mitad de semana), pero como le diría Rocinante a Babieca: es que no he comido (clic aquí para pillar el juego intertextual).

Aunque, verdad verdadera, vengo a rebuznar sobre tanta inteligencia vertida (bonita palabra) en las redes sociales y de la opinión del buen amigo que "no-he-leído-nada-en-mi-vida-ni-entiendo-lo-que-escribes-pero-me-parece-lo-más-bonito-del-mundo". ¡Tiembla Neruda! !Tiembla Aristóteles!


Un poco de razón sí que tenía

Felizmente, a pesar de la exagerada democratización y libertad que han traído consigo Facebook y sus secuaces, hoy por hoy me siento aliviado de poder distinguir escritores y pensadores realmente buenos, por encima de tan salvaje reino (no hago menciones para no despertar envidias).

Sin embargo, llámenme antiguo, siempre retorno a la seguridad de los clásicos, de aquellas épocas en que ESCRIBIR (todo en mayúsculas) era un genuino acto de respeto (y económico, pues era un lujo publicar). Así, el pensamiento cuaja, madura y se expresa con natural maestría. Hoy, he vuelto a leer al magnífico Rabindranath Tagore: ¡un genio de la frase corta y precisa!
Admítalo, no tiene ni idea de quién es


-El río de la verdad va por cauces de mentiras.
-La mentira es la verdad mal leída y mal acentuada. 









Aunque no es un clásico, pero va camino a serlo, he repasado los pensamientos de Mario Pérez en Oscura Lucidez, libro del que ya comenté en Pensar en tiempos revueltos.


Un señor muy lúcido
-Con qué facilidad nos desviamos del camino por seguir la luz del que va delante. (p. 26)
-Hoy a nadie sorprende que el hombre o la mujer se desnuden en público. Un striptease del alma, eso sí que sería un escándalo. (p. 89) 



 En fin, que ya lo dijo Vargas Llosa antes de estar con la Presley y salir en las portadas del Hola: "Vivimos en la civilización del espectáculo". 



Dicen que somos dos locos de amor...





Ahora, se privilegia el "me gusta" frente a la calidad, la verborrea frente al adjetivo preciso, el tuit frente al párrafo imperecedero, la frase ornamentada frente a la expresión sencilla, clara y directa... y, lo más detestable, la imagen de una chica/un chico en bikini/torso desnudo acompañada de unas cuantas ¿reflexiones? con pretensiones literarias (tranquis, amables feministas/machistas defensores del yo-hago-lo-que-quiero-y-pienso-lo-menos-posible. Saludos a las feministas/los machistas que hacen un trabajo realmente loable).

Uno de mis acostumbrados dibujos
que suelo colocar en Facebook porque soy muy gracioso

Ya no hemos topado con la Iglesia, Sancho, sino con la estupidez humana (Lean mi post El siglo de los idiotas).

Hasta aquí mis rebuznos. Cedo la palabra.